Me da miedo/amo el mar

el

Tengo miedo, no quiero morir. He visto suficientes películas como para saber que debajo de mí hay un tiburón esperando el momento perfecto para atacarme y devorarme. Estoy tranquilo, disfruto el mar y el paisaje. He visto suficientes documentales como para saber que es muy poco probable que me ataque y, menos aún, que me mate un depredador marino. Siento miedo pero sé que todo va a estar bien… probablemente.

He logrado pasar las olas que me revolcaron cerca de la orilla y que me llenaron la nariz de agua y sal. Ahora floto, me abandono al mar, la playa y las olas pequeñas a mis espaldas y el océano y una línea de olas gigantes frente a mí. En estos momentos siento un millón de emociones y pensamientos contradictorios y tan diversos entre sí que me es imposible digerirlos y decidir que hacer ahora. Estoy lleno de energía, me siento débil. Soy invencible, me van a devorar en cualquier momento, me voy a ahogar. Todo este océano existe para mí, para que yo lo disfrute, soy el centro del universo, soy importante, no soy nada, solo una pequeña e insignificante bolsa de caca flotando por un instante en el océano de un planeta perdido en el universo inmenso.

1- copy

 

Me sumerjo por completo dentro del mar y grito con todas mis fuerzas, burbujas salen de mi boca hasta que no tengo aire, me impulso hacia arriba, tomo aire con desesperación y me vuelvo a sumergir. Estoy temblando de emoción. Me rio en voz alta, estoy solo en el mar, mi risa es una de burla a mí mismo y un intento por tranquilizarme.

Quiero regresar a la orilla, quiero nadar a la siguiente línea de olas gigantescas, quiero flotar tranquilamente, quiero luchar contra un tiburón. Mi cuerpo está muy tenso y no floto con tranquilidad. Tiemblo de miedo. Nado hacia las olas y hacia el océano. La resaca me jala hacia la izquierda y me alejo de las personas que me conocen en la playa. Tengo miedo, ya casi llego a la segunda línea de quiebre, las olas se ven inmensas y no alcanzo a pisar la arena. Trato de relajarme, en cualquier momento saldrá un tiburón, pienso que no me va a pasar nada, pero siento mil cosas debajo de mi. Intento ver a través del agua turbia… me arden los ojos, veo máximo a un metro de distancia, ¡algo se mueve! ¿un tiburón?, ¿un pez?, ¿mi imaginación? Soy racional, sé, porque he visto documentales, que no me va a atacar un tiburón. Es improbable… pero dentro de lo improbable existe posibilidad. No quiero morir.

Captura de pantalla 2017-04-19 a las 14.51.49

 

Nado hacia las olas, determinado, tengo una conversación en mi mente con el mar, le digo que lo respeto, le pido que no me ahogue, que no me mate, que me cuide de sus animales. No he rezado a dios en muchos años, pero hablo con el mar. Así se debieron de haber sentido los hombres en la antigüedad.

He llegado a la línea de quiebre, mi cuerpo se llena de adrenalina, todo lo desconocido, todo lo fuerte y desconocido está frente a mí, y yo, yo también soy un desconocido para mí mismo. Llevo años sin hacer ejercicio, mi cuerpo es un desconocido, no conozco sus límites… el mar no tiene límites, tal vez me termine por matar. Siento todos mis músculos moverse para mantenerme a flote. Siento el agua alrededor de todo mi cuerpo, siento burbujas, siento las corrientes, siento todo todo mi cuerpo y cada centímetro de mi piel.

En tierra firme me es imposible sentir todo el cuerpo.

Tengo miedo de cruzar esta línea de olas, del otro lado no hay más que océano, pero no quiero regresar, no voy a regresar a la playa. Mi cuerpo no está acostumbrado al ejercicio, mis pulmones no están entrenados, pero no me quiero salir, no me voy a salir, nado hacia el océano.

Mi sentido de supervivencia me pide que salga, mi deseo de sentirme vivo me exige que avance.

1-0666 copy

 

Finalmente, calma…mi piel está completamente erizada, tiemblo, sonrío, imagino todos los posibles escenarios en los que puedo morir, son muchos. Floto, muevo mis pies y mis manos para no hundirme, subo y bajo con la marea, alerta, relajado, siento todo, veo todo, soy parte de todo. Detrás de mí, la seguridad de la playa, frente a mí, el océano, vasto, desconocido, salvaje y ajeno a mi.

Me llama…

 

 

 

B.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s